Todo emprendedor necesita desarrollar su idea con el fin de que sea comercial y de que responda a necesidades y problemas de sus clientes. Para conseguir llegar a este punto es necesario crear un Mínimo Producto Viable (MPV del inglés Minimum Viable Producto). Se trata de desarrollar un producto con las mínimas funcionalidades para saber si los clientes estarán dispuestos a pagar por ello o a usarlo. No obstante, aunque la teoría parezca muy sencilla, el proceso es un poco más complicado. Vamos a echarle un vistazo en este post.

 

¿Qué es el Mínimo Producto Viable?

 

Si eres un emprendedor, seguro que has escuchado o leído acerca del Producto Mínimo Viable (PMV). Básicamente se trata de conversar con tus clientes (early adopter) y comprobar, en base a sus acciones, si tu propuesta satisface sus necesidades o soluciona sus problemas. Del mismo modo, y lo más importante, con el Producto Mínimo Viable se intenta demostrar empíricamente si tus usuarios están dispuestos a pagar por tu propuesta.

Mencionar que el concepto de Mínimo Producto Viable aparece en las teorías de los autores pioneros en establecer la metodología Lean Startup como Eric Ries (The Lean Startup) o Steve Blank (El manual del Emprendedor).

 

¿Para qué sirve un Producto Mínimo Viable?

 

Para conversar con tus posibles clientes tendrás que usar diferentes técnicas como entrevistas personales o formularios, entre otros. Recuerda que lo que lo que estás buscando es el encaje problema-solución, es decir, ajustar el problema que intentamos solventar con nuestro producto y/o servicio al estado de nuestros clientes. Otros aspectos que te servirán al aplicar el PMV son:

  • Crear productos que la gente compraría
  • Administrar los recursos y la energía
  • Con la validación de tu PMV tendrás bases sólidas para salir al mercado y comenzar a escalar tu negocio

Cómo se desarrolla un PMV

Vamos a ver de una forma esquemática el proceso de desarrollo de un PMV:

  1. Identificar cuál es tu cliente ideal: dependiendo de tu proyecto tendrás que comprobar cuál es tu público objetivo. Se trata de uno de los primeros pasos en las metodologías lean junto a la propuesta de valor. Si no sabes quién tu cliente ideal, no podrás continuar desarrollando tu producto y/o servicio ya que, probablemente, no tengas éxito.
  2. Salir de la oficina: no solo bastarán formularios online, es necesario salir a la calle y comprobar con entrevistas caraca a cara si tu modelo de negocio se puede hacer realidad. Es muy importante conocer muy bien a tu perfil ideal.
  3. Identificar a todos tus competidores: de nuevo será necesario salir a la calle para ver, probar, usar y gastar los productos y/o servicios de tus competidores directos. Realiza una tabla DAFO con cada uno de ellos destacando su propuesta de valor. Del mismo modo, no te olvides comprobar sus precios, canales de distribución, ofertas, etc.
  4. Construir tu propio PMV: llegó el momento de desarrollar tu Producto Mínimo Viable gracias a los datos obtenidos en los pasos anteriores.
  5. Volver a contactar con tus clientes: en esta ocasión te tocará preguntar a tus clientes si están dispuestos a pagar una cantidad específica de dinero por la propuesta que hayas plasmado en tu PMV.

 

Ejemplos de Mínimos Productos Viables

 

Elevator pitch

Se trata de una breve presentación de una hipótesis que se dirige a posibles clientes e inversores. Debe contener todos los puntos clave del modelo de negocio y ha de llamar la atención. Para que no sea necesario controlar el tiempo, se recomienda ensayarlo muchas veces. No hace falta que se memorice ya que se trata de explicar un proyecto de forma natural. Por último, otro consejo que se aplica en un elevator pitch es no abrumar con cifras, lo mejor es ir al grano y destacar la propuesta de valor.

 

Landing Page

Es una página web simplificada donde se detallan las características de un producto o servicio. Lo interesante de este ejemplo es que se puede incluir un formulario online para que los usuarios interesados se inscriban. De esta forma se convertirán a los visitantes en leads.

 

Versión Veta

Es la versión preliminar de un software. Esta versión está diseñada para los usuarios de prueba con el fin de que detecten errores y hagan sugerencias.

 

Crowdfounding

 Es una forma de cooperación colectiva que se lleva a cabo, normalmente vía online, a través de donaciones económicas o de otro tipo con el fin de financiar un determinado proyecto. Además de recabar fondos permite probar si la idea de negocio es viable.

 

Prototipo

Es el primer diseño del producto. Su fabricación suele ser más sencilla y barata que el producto final pero contiene un mínimo de características para tener un feedback del mercado relevante así como conocer cuánto estarían dispuestos a pagar los clientes por él.

 

El MPV a muerto, larga vida al MAP (Minimum Awesome Product)

 

Como hemos indicado a lo largo del artículo, el Producto Mínimo Viable (MVP) es un producto con el que comienzas a formular tus hipótesis sobre las funcionalidades que vaya a tener para incorporarlas a un prototipo. Es decir, es algo que se enseña a los clientes y que te te permite validar, de una forma rápida y barata, que tu solución va por buen camino.

Sin embargo, algunos autores apuntan que se ha producido la muerte del MPV. Para aclarar esta afirmación, los mismos indican que con los nuevos tiempos, las nuevas tecnologías, las nuevas generaciones y el comercio electrónico, ya no son novedad muchos productos que se lanzan como revolucionarios. Ejemplo de ello son las app gratuitas. Esto significa que los usuarios ya están acostumbrados a un mínimo de calidad y esperan eso de todos los productos.

En el caso de que nuestro producto no tenga unas características simples, nuestros clientes pensarán, a priori, que es de mala calidad y no se lo tomarán en serio.  Por este motivo, estos autores señalan que es el momento de incentivar el Producto Mínimo Impresionante (MAP). La principal diferencia es que el MAP tiene muchas más características que el MPV con el fin de ofrece una mejor experiencia del producto a los usuarios.

 

Como emprendedor debes conocer todos los pasos de la metodología Lean Startup como el Mínimo Producto Viable al que hemos hecho referencia en este post. Como sabemos que el tiempo es lo más valioso, en The Power MBA hemos creado el primer programa de negocio que no compromete tu ritmo de vida ni tus finanzas. Con nuestras herramientas y conocimientos actualizados te resultará mucho más fácil conseguir hacer despegar tu negocio. Por ello, te proponemos que no lo pienses más y eches un vistazo a nuestro curso creado por emprendedores y directivos de éxito.