¿Qué es el SEO semántico y cómo optimizarlo?

Escrito por Claudia Roca

SEO semántico

Blog » Marketing » ¿Qué es el SEO semántico y cómo optimizarlo?

¿Te has parado a pensar cómo buscabas información en Google hace unos años?

Eran búsquedas más generales, ¿verdad? Seguro que ahora buscas la información de una forma mucho más precisa.

Por ejemplo, antes, si querías encontrar restaurantes vegetarianos buscabas exactamente eso, “restaurantes vegetarianos”. Si hoy mismo repitieras esa búsqueda, seguro que se parecería más a esta: “restaurantes vegetarianos baratos en el barrio de Malasaña de Madrid”. ¿Es o no es?

Sí, ahora usamos un lenguaje mucho más natural y preciso y, en consecuencia, los algoritmos de los buscadores han ido evolucionando.

Así que si eres de los que piensa que hacer SEO es incluir un par de palabras clave a lo largo de una página tenemos algo que decirte: hay que ir un poco más allá. Sí, más allá de las palabras clave.

Y es que los buscadores ya no prestan atención únicamente a las palabras clave, ahora comprenden el tema general de una página y es aquí donde dominar el SEO semántico se vuelve fundamental.

¿Sabes lo que es? ¡En este post te lo explicamos!

¿Qué es el SEO semántico?

Como hemos dicho, Google, y otros buscadores, ya no tienen en cuenta únicamente las palabras clave. Es decir, ahora también prestan atención a búsquedas anteriores, a nuestra localización geográfica, al tipo de dispositivo a través del que accedemos a la información, ahora leen y comprenden el tema general de una página. Su objetivo es claro: ofrecernos los mejores resultados y los más relevantes para una búsqueda concreta.

Por tanto, el SEO no es estático, sino que está en constante cambio y movimiento adaptándose a los cambios de cada momento. 

En este sentido, una de estas evoluciones es el SEO semántico, la rama del SEO que no replica únicamente la palabra clave sino que trabaja con la parte de la lingüística encargada de interpretar las expresiones. Digamos que el SEO semántico es el responsable de que los motores de búsqueda interpreten las expresiones y entiendan la relación de las palabras. 

En definitiva, podríamos definir el SEO semántico como la práctica de optimizar los contenidos, no solo en torno a palabras clave, sino en torno a temas.

El SEO semántico es la práctica de optimizar los contenidos, no solo en torno a palabras clave, sino en torno a temas.

¿Por qué es tan importante el SEO semántico?

Como hemos dicho, antes Google, y otros buscadores, evaluaban el tema de una página basándose únicamente en las palabras clave. 

Sin embargo, en 2013, Google lanzó su algoritmo Hummingbird o Colibrí cambiando por completo su funcionamiento, pues pasó a leer y comprender el tema general de una página, casi como lo haría una persona. 

Este algoritmo responde al deseo de Google de entender mejor a los usuarios y comprender bien sus intenciones de búsqueda para ofrecerles así contenidos que vayan en línea con sus necesidades. Se trata del único algoritmo capaz de entender completamente el significado de múltiples palabras e incluso una frase completa. 

Este es un paso brutal hacia la búsqueda de la semántica, dando prioridad a las búsquedas más complejas por encima de las búsquedas básicas de palabras clave. 

De modo que, te guste o no, no te queda más remedio que ponerte al día y adaptarte para seguir estando en el top de la carrera por el posicionamiento en Google, y para ello tu mejor aliado es el SEO semántico. ¡Sigue leyendo y aprende cómo optimizarlo!

5 ventajas del SEO semántico

Y es que además, el SEO semántico es realmente ventajoso para aquellas páginas que se lanzan a implementarlo. Estos son algunos de sus beneficios:

1. Mejora el posicionamiento en buscadores

Como hemos dicho, el SEO semántico busca responder a un cambio de hábitos en los usuarios. Si antes buscábamos en Google hablando en clave, como si fuéramos neandertales, ahora elaboramos búsquedas más concretas. Si te adaptas a estos nuevos comportamientos, los buscadores sabrán premiarte bien con buenos resultados en las SERPs.

2. Mayor tráfico a la web

Como es lógico, si tu página tiene un buen posicionamiento en buscadores también recibirá más visitas de los usuarios. Un contenido que sea semánticamente relevante que responda sin ambigüedades a una intención de búsqueda concreta sin duda se traduce en un mayor tráfico a la web. 

3. Menor tasa de rebote

Cuando un contenido no responde a lo que el usuario estaba buscando, éste se siente decepcionado y abandona rápidamente. Sin embargo, al acceder a una página que ha estado optimizada mediante SEO semántico, los usuarios encuentran exactamente lo que estaban buscando, por lo que es probable que no la abandonen en busca de nuevas páginas.

4. Visitas de calidad

Además, con el SEO semántico, con un contenido claro y específico, no tengas ningún tipo de duda de que el tráfico que generes irá acorde con lo que muestras y esas visitas serán clientes potenciales.

5. Un contenido de mayor calidad

Por fin podrás dejar de ordenar las palabras clave de forma extraña y decirle adiós a esas frases con un sentido confuso. Con el SEO semántico podrás crear contenido interesante y que realmente genere valor. Un contenido escrito de forma clara y natural.

Conceptos básicos para entender el SEO semántico

Sí ya vas teniendo más claro qué es el SEO semántico, con estos conceptos lo acabarás de entender del todo:

Indexación Semántica Latente (ISL)

Se trata de una forma que tienen los buscadores  de analizar la información en la que se asume que las palabras que se encuentran a cierta distancia en un mismo contenido tienen significados similares o existe una relación estrecha entre ellas.

En otras palabras, lo que hace la ISL es interpretar la keyword en su contexto analizando las palabras que tiene cercanas. 

Por ejemplo, si buscamos “ofertas de empleo” en Google, además de destacar las palabras incluídas en la búsqueda, también resalta aquellas que considera que podrían estar relacionadas, como “ofertas de trabajo” o “empleos”.

Jerarquía léxica

Este concepto revela la relación que existe entre las palabras. Por ejemplo, la palabra pájaro podría englobar a otras como ruiseñor, gorrión o golondrina. Es por tanto una palabra superior o hiperónimo.

Polisemia

Podríamos definir la polisemia como la cualidad que puede tener una única palabra de tener varios significados.

Por ejemplo, siguiendo con el tema del SEO semántico, si buscas la palabra “colibrí” puedes estar refiriéndote tanto al animal como al algoritmo de Google.

Por eso es importante concretar cuando usamos palabras sueltas, porque de lo contrario puede que el buscador te ofrezca resultados ambiguos. Del mismo modo, si añadimos algunas palabras más pueden ayudar al buscador en cuestión a entender cuál es exactamente nuestra intención de búsqueda, resolviendo así el conflicto con la polisemia. 

Sinónimos

Suponemos que este concepto te suena, ¿no? Efectivamente, son aquellas palabras que tienen un significado equivalente. Por ejemplo, pelo y cabello. Una vez más, será el contexto el que guíe al buscador a comprender el significado. 

¿Cómo optimizar el SEO semántico?

Sí, las reglas del juego han cambiado, pero no por ello es ahora más complicado, sino que simplemente has de optimizar un tema, no solo una palabra o frase. Como hemos dicho, ahora Google comprende mucho mejor la intención de los usuarios y el significado de los contenidos y optimizar el SEO semántico consiste básicamente en adaptarnos y pensar más allá de una combinación de letras.

Existen multitud de técnicas para optimizar los contenidos de tu web usando el SEO semántico y así ayudar a los buscadores a identificar el tema del que hablas. Vamos a ver algunas de ellas:

Estructura tus datos

Se trata de una forma de estructurar los datos, organizando la información y estandarizándola para poder clasificar su contenido. Se hace mediante marcadores con el objetivo de que los indexadores comprendan bien de qué está hablando y así ayudar a Google a comprender de una forma más rápida la información. Te aconsejamos que utilices los datos estructurados de Schema.org, cuyo vocabulario de marcaciones de datos estructurados es usado por más de 10 millones de páginas web y te garantiza que el buscador interpretará de forma correcta el verdadero significado de tus textos.

Usa palabras relacionadas

Sabemos lo que estás pensando: “pondré unos cuantos sinónimos de la palabra clave y todo solucionado”.

Si haces eso te estarás quedando solo en la superficie. Además de los sinónimos, debes pensar en una estructura, en un contexto relacionado con la palabra clave principal. Haciéndolo así, también solucionarás el problema de la polisemia del que hablábamos antes. 

Incluye keywords semánticas

Una vez más, los buscadores ya no se guían únicamente por las palabras claves como antes. Por tanto, cuando tengas tu keyword research busca términos que tengan el mismo significado. Así no tendrás que repetir como un lorito la misma keyword.

Elabora un linkbuilding semántico

Sí, con los enlaces internos y salientes de tus contenidos también le das pistas a los buscadores sobre la temática de cada una de tus URLs. Para ello tienes que tener en cuenta:

  • La co-ocurrencia: en que la relevancia viene dada por la información de las palabras próximas al enlace, independientemente del anchor text. Por ejemplo, si en un artículo incluyes la siguiente frase: “puedes ver todos los beneficios del SEO semántico aquí”, e incluyes el enlace en la palabra “aquí”, en este caso, el anchor text del enlace no lo determina la palabra en sí, sino aquellas más próximas al enlace.
  • La cocitación: donde un mismo contenido enlaza a otros dos y el buscador entiende que esos sitios hacia donde se dirigen los enlaces son de la misma temática. En este caso, les da más relevancia que al resto.

No es tan complicado de mejorar, ¿verdad? Pues no lo dejes de lado si no quieres que con el tiempo te pase factura. 

A fin de cuentas, no olvides que el SEO no consiste únicamente en posicionar tu página web, sino que sobre todo, es la manera de satisfacer la intención de búsqueda de los usuarios que forman parte de tu target.

Dicho esto, no es de extrañar que todos los profesionales del posicionamiento web estén de acuerdo: el SEO hoy en día debería ser 100% semántico. ¿Conoces otras estrategias para optimizar el SEO semántico de una página web? ¡Compártelas con nosotros!

También te puede gustar

2 Comentarios

  1. haider

    Claudia gracias a hora comprendo mejor el seo semántico

    Responder
    • Claudia Roca

      ¡Qué bien Haider! Me alegro mucho. Ahora… ¡A ponerlo en práctica!

      Responder

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Share This