Mentoring: qué es y para qué sirve [Casos de ÉXITO incluidos]

Mentoring: qué es y para qué sirve [Casos de ÉXITO incluidos]

Portada mentoring

Blog » Emprendimiento » Mentoring: qué es y para qué sirve [Casos de ÉXITO incluidos]

Muchas personas sueñan con dar un giro de 180 grados a su carrera profesional o con lanzar sus propios proyectos algún día.

Gente que sueña con ascender, con buscar un trabajo con el que se sienta más autorrealizado, con reorientar su carrera profesional, con emprender, etc.

Pero la realidad es que son muy pocas las personas que realmente lo intentan.

Y, ¿sabes por qué ocurre esto? ¿sabes por qué la mayoría de la gente no lucha más por perseguir sus sueños?

Muy sencillo: por el miedo a equivocarse, a salir de su zona de confort, por la aversión al riesgo, por la influencia de los demás, por el sentimiento de “no valgo lo suficiente”…

Es decir, por todas esas emociones negativas que afloran ante situaciones desconocidas.

Queremos que seas capaz de alcanzar las metas que te propongas con mucha más confianza en ti mismo (¡y asumiendo menos riesgos!).

En este post te contamos cómo lograrlo a través de sesiones de mentoring.

La información que te daremos vale su peso en oro. Así que ¡toma nota!

Antes de nada, ¿qué es el mentoring y para qué sirve?

El mentoring (o mentoría en español) es la práctica que está orientada a desarrollar el máximo potencial de las personas, tanto a nivel personal como profesional. Ese potencial que todos tenemos, pero que podría explotarse mucho más. 

Esto se hace a través de una relación profesional entre un mentor y un mentorizado.

El mentor (alguien con mucha experiencia en ciertas áreas) asiste, enseña, aconseja y ayuda al mentorizado (alguien con menos experiencia) a través del traspaso de conocimientos, habilidades y experiencia. 

De esta forma, consigue que el aprendiz desarrolle todas sus habilidades y conocimientos, y consecuentemente que aumente su probabilidad de éxito personal y profesional.

Dicho esto, las sesiones de mentoring se basan principalmente en el establecimiento de conversaciones entre ambas partes en las que el mentor intenta que el mentorizado se focalice plenamente en la sesión y que abandone todo lo que le ronda por la cabeza.

Así, se puede trabajar en los objetivos, en la práctica, en el análisis y en el desarrollo de cada sesión.

De esta manera, es posible ahondar en diferentes áreas:

  • Emocional: el mentor refuerza ciertos recursos psicológicos para potenciar el bienestar del mentorizado.
  • Social: el mentor introduce al mentorizado en una red de relaciones que pueden dar lugar a grandes cambios en su desarrollo, es decir, trabaja el networking. 
  • Intelectual: el mentor incrementa los conocimientos del mentorizado a través del traspaso de la experiencia e información relevante.

Tipos de mentoring [Ejemplos incluidos]

El trabajo del mentor se puede realizar de muchas maneras. Por ello, existen diferentes programas de mentoring:

1. Mentoring formal e informal

Mentoring formal: una institución se encarga de organizar estas dinámicas. Define quiénes participarán, qué proceso se seguirá y cuáles serán los objetivos. Además, está sujeto a políticas de evaluación.

Ejemplo: un programa de la universidad para ayudar a los alumnos nuevos a que se adapten al nuevo contexto educativo y social.

Mentoring informal: en este caso, los participantes son los que definen los objetivos y el proceso, sin responder a ninguna solicitud institucional. No está sujeto a ningún tipo de política de evaluación.  

Ejemplo: un profesor y un alumno crean una relación en la que el profesor ayuda al alumno a que crezca como persona y estudiante.

2.  Mentoring peer to peer (entre pares)

En este caso, el mentoring consiste en una relación entre personas del mismo rango (cargo, edad, etc.). Es decir, se trata de una relación horizontal en la que ambos son mentores. 

El objetivo es compartir conocimientos para complementarse, sin que haya distinción entre mentor y aprendiz.

Es una práctica ya muy reconocida en el ámbito académico, pero cada vez se está utilizando más en el panorama empresarial.

Ejemplo: la creación de un grupo de trabajadores de marketing digital en alguna red social para compartir experiencias, habilidades, conocimientos, etc.

3. Mentoring express

Es un modelo de mentoring que se caracteriza por la realización de encuentros informales y efímeros entre el mentor y el mentorizado.

En estas reuniones participan personas con mucho prestigio y experiencia. Entablan conversaciones de manera informal con otras personas que están interesadas.

En este caso, no hay un seguimiento individual por parte del mentor, pero de todas formas se consiguen transmitir conocimientos muy valiosos.

Ejemplo: conferencias, congresos, eventos de networking, etc.

4. Reverse mentoring (a la inversa)

A diferencia del mentoring entre pares, en este caso la práctica se lleva a cabo entre dos personas con roles diferentes y está orientada al aprendizaje recíproco. 

Es decir, que debido al salto generacional entre ellos o a los avances tecnológicos existentes, el mentor aprende del mentorizado sobre su modo de ver las cosas

Ejemplo: los empleados más senior que aprenden de los junior sobre la aplicación de la tecnología en el ámbito laboral.

5. Mentoring grupal

La práctica versa sobre la relación entre el mentor y un grupo de personas que participan en un mismo proyecto. El mentor trata de lograr el bien común de todo el grupo.

En este sentido, las reuniones en grupo son las ideales para el mentoring para emprendedores, ya que incita a que la gente que participa en ellas comparta información valiosa. Y gracias a ello, incrementan las posibilidades de éxito de sus integrantes. 

Ejemplo: Una consultoría externa en la que se llevan a cabo reuniones para dar seguimiento a proyectos; o un programa de formación para emprendedores en el que el mentor guía a los equipos para que lleven a cabo un prototipo de negocio.

6. Cross mentoring

Se trata de un intercambio de mentores y aprendices entre empresas o instituciones educativas

De esta forma, los participantes llegan a conocer prácticas profesionales diferentes, crean alianzas, conocen otras mentalidades o formas de trabajo, etc.

Ejemplo: el intercambio entre alumnos de diferentes universidades o el intercambio de trabajadores entre oficinas de diferentes países o regiones.

Funciones de un mentor

Las principales funciones que ejerce un mentor son:

  • Asesorar y aconsejar: lo hace a través de la transmisión de sus conocimientos y experiencia a los aprendices. De esta forma, es capaz de valorar los riesgos y consecuencias de sus decisiones. Y consecuentemente sabe con mayor seguridad qué acciones tomar en cada momento. 
  • Inspirar al aprendiz para que desarrolle al máximo su potencial: esto le ayuda a salir de su zona de confort y asumir ciertos riesgos con más confianza.
  • Brindar todas las herramientas que conozca para que el aprendiz sea capaz de desarrollar sus capacidades y habilidades sin la intervención del mentor.
  • Crear una red de contactos fuerte para el aprendiz: es decir, que le ayuda a hacer networking.
  • Ofrecer feedback: Esto ayuda a que el aprendiz sea consciente de en qué está fallando y en qué no. En línea con esto, Elon Musk señala lo siguiente: “Constantemente busca la crítica. Una crítica bien pensada de lo que estás haciendo es tan valiosa como el oro”.

“Constantemente busca la crítica. Una crítica bien pensada de lo que estás haciendo es tan valiosa como el oro”.

Elon Musk

De esta forma, el aprendiz puede dar un giro de 180 grados a su carrera profesional gracias a todos los consejos del mentor, y también adquiere y potencia ciertas habilidades personales que le ayudarán a enfrentarse a cualquier situación.

Principales beneficios del mentoring

El trabajo del mentor puede aportar múltiples beneficios para el aprendiz, pero también puede ayudar al entorno que le rodea.

Para que lo entiendas mejor, a continuación te citamos algunas de las ventajas de aplicar esta práctica:

  • Potencia el talento innato de cada individuo.
  • Mejora la gestión del conocimiento. Ayuda a que el aprendiz dé con soluciones adecuadas en las diferentes situaciones en las que se puede encontrar.  
  • Mejora el clima organizacional, ya que la creación y consolidación de vínculos entre miembros de una empresa fortalece el capital social de una compañía.
  • Mejora y acelera el proceso de desarrollo profesional y personal. Gracias al mentor, se potencia todo el talento innato que posee la gente. De esta forma, se forjan a los líderes del futuro.
  • Incrementa la capacidad de resiliencia. Esto quiere decir que una persona que interviene en esta práctica como aprendiz es capaz de gestionar mucho mejor el compromiso, la motivación, la frustración y la resistencia ante situaciones difíciles.
  • Fomenta la cultura empresarial de cooperación. De esta manera, se crea un entorno de compromiso entre los miembros de cualquier institución.
  • Mejora la comunicación de las personas que intervienen en la práctica. Esto puede ayudar a mejorar la marca personal de las personas, y en una empresa se traduce en la consolidación de la imagen de marca y la comunicación organizacional.  
  • Mejora la capacidad de adaptación de las personas en diferentes entornos. Consecuentemente en el caso de las empresas, se reducen los costes de formación y aprendizaje.

3 pilares esenciales para ser un buen mentor

Un buen mentor tiene que reunir ciertas características, además de contar con amplia experiencia en su sector.

Se caracteriza por su capacidad de motivar e inspirar a la gente gracias al desarrollo de su empatía y asertividad a la hora de comunicarse. Además, suele tratarse de personas que saben escuchar y que generan mucha confianza en su receptor.

Pero lo que realmente caracteriza a un buen mentor es su pasión por lo que hace.

Por lo tanto, los 3 pilares esenciales para ser un buen mentor son:

1. Escuchar de manera activa. Debe estar atento a cada detalle de lo que su aprendiz le cuenta.

2. Preguntar. Una vez haya escuchado al mentorizado, sabrá las preguntas que tiene que hacer para profundizar en la práctica.

3. Opinar. Siempre y cuando su opinión esté fundada en sus conocimientos y experiencia.

Con estas 3 premisas, será necesario que el mentor:

1. Tenga pasión por lo que hace y se comprometa con su trabajo. Así, la práctica se desarrollará de forma correcta.

2. Respete la confidencialidad de cada sesión.

3. Sea capaz de guiar al aprendiz a lo largo de la práctica.

Mentoring vs coaching: principales diferencias entre estas dos disciplinas

Son dos conceptos que a menudo suelen confundirse. Pero aunque sean dos términos similares, no se refieren a la misma práctica.

Es importante conocer las diferencias entre estas disciplinas, ya que se practican de forma diferente. Por lo tanto, según los objetivos de la persona o la organización, la elección entre una u otra será distinta.

Dicho esto, te vamos a explicar a qué se refiere cada concepto:

El coaching es una disciplina que se relaciona con muchos ámbitos, como la educación, el deporte, las empresas, la meditación, etc. Es un proceso reflexivo que sirve para aumentar la calidad de vida de las personas y su rendimiento en diferentes áreas de su vida.

El coach no trabaja patologías como tal, es decir, no aplica la psicología para ayudar al paciente a sobrellevar ciertas situaciones, diagnosticar algún trastorno, etc.

Su función es acompañar a una persona o a un grupo de personas para que ellas mismas sean capaces de transitar el camino desde la situación actual en la que se encuentran hasta la que quieren llegar.

En el coaching no existen los consejos, la mentorización, el diagnóstico, etc, ya que el coach y el cliente se hallan en términos de igualdad. Esto quiere decir que el coach es un acompañante del cliente hacia la meta a la que quiere llegar.

Ayuda a que el cliente clarifique cuál es su objetivo. Una vez hecho esto, le acompaña a lo largo del camino hasta que sea consciente de todos los recursos y herramientas con las que cuenta para para materializar un plan de acción hacia su meta.

Por lo tanto, el coaching es una práctica que funciona como un catalizador de cambios para que el cliente materialice un plan de acción para llegar a su meta.  

El mentoring es una disciplina que también tiene cabida en muchos ámbitos, como el escolar, deportivo, empresarial, etc. Pero en este caso, a diferencia de lo que ocurre en el coaching, el mentor y el aprendiz no se encuentran en una situación de igualdad como tal.

El mentor es alguien con más experiencia que el aprendiz en ciertas áreas. Haciendo uso de ella, le traspasa su conocimiento y expertise a través de consejos y enseñanzas para que el mentorizado pueda prosperar personal y profesionalmente y se le abran nuevas puertas.

Por lo tanto, le acompaña mientras transita un camino concreto para que llegue a una meta o que potencie al máximo sus habilidades.

Ahora que ya sabes qué es el coaching y qué es el mentoring, vamos a contarte cuáles son las principales diferencias que existen entre estas dos disciplinas:

  • El mentor te aporta experiencia, mientras que el coach te ayuda a que tomes las mejores decisiones por ti mismo para que alcances tus objetivos.
  • En el coaching las directrices las da el alumno, es decir, es quien debe resolver cuál es su necesidad. Por lo tanto, el coach no aconseja ni recomienda nada, sino que le orienta para que sepa encontrar sus respuestas. En el mentoring las directrices la da el mentor. En este caso, da consejos y recomendaciones. Ambas partes se hacen preguntas y se produce una transmisión de conocimientos.
  • En el coaching la relación con el cliente es de igualdad y se centran en las tareas marcadas, mientras que en el mentoring, el mentor tiene más experiencia que el aprendiz, y se establecen vínculos emocionales más profundos.  
  • El mentoring requiere el diseño de un programa, mientras que el coaching no requiere ningún programa.
  • El coaching es una disciplina más cortoplacista, ya que existe un objetivo concreto, mientras que el mentoring es una práctica más largoplacista, ya que en este caso se forja una relación de confianza. De esta forma, el aprendiz se siente cómodo al compartir todas sus experiencias y al recibir consejos por parte del mentor para crecer personal y profesionalmente. 
  • El coach nunca comparte su punto de vista, ya que el objetivo es guiar al coachee para que descubra su camino. El mentor sí que comparte su punto de vista y sus experiencias, ya que su objetivo es que el mentorizado adquiera nuevos conocimientos y expertise.
  • El mentor tiene como objetivo desarrollar habilidades personales y profesionales del mentorizado, que podrá aplicar en cualquier momento de su vida. Por su parte, el coach trata temas más concretos que pueden estar afectando actualmente al coachee.

5 consejos para elegir un buen programa de mentoring

Para que sepas cuál es el programa de mentoring que mejor encaja contigo, a continuación te explicamos qué factores debes tener en cuenta para acertar con el programa que escojas:

1. Busca la compatibilidad con el mentor

En el mentoring la relación con tu mentor es muy importante. Por ello, antes de elegir un profesional u otro, asegúrate de que sea una persona a la que admiras profesional y personalmente, y con la que compartas valores. Es decir, alguien con quien conectes.

Para constatar esto, no tienes más que meterte en sus redes sociales, ver entrevistas suyas, etc.

2. Busca un mentor en activo

Para hacer la función de mentor, no sirve cualquier persona. Es importante que sea alguien en activo en el área de tu interés.

Debe ser un profesional que te aporte herramientas y recursos eficaces.

3. Busca un mentor que cuente con un programa muy bien estructurado

Para avanzar hacia tus objetivos necesitas un mentor que cuente con un método bien definido: una auditoría inicial, la definición de objetivos, el diseño de la estrategia, el plan de acción y la medición de resultados.

4. Busca el tipo de mentoring que creas que más te conviene

En función de los diferentes tipos de mentoring que hemos citado con anterioridad, piensa si prefieres asistir a una mentoría grupal, a una mentoría de pares, a la inversa, etc.  

Por ejemplo, la mentoría en grupo te ayudará a expandir tu red de contactos. Pero antes de decantarte por este tipo de mentoring, corrobora que los requisitos de admisión para las reuniones sean exigentes y que el nivel del grupo sea alto.

Además, es importante que te asegures de que el mentor pueda dedicarte atención personalizada, ya que necesitarás enfocar tus objetivos de forma clara.

5. Asegúrate de que los medios técnicos sean los adecuados

Parece una obviedad, pero es importante que si vas a tener sesiones online con el mentor, las videoconferencias sean de calidad.

Por lo tanto, antes de comenzar el programa, asegúrate de ello.

3 ejemplos de mentoring en casos de éxito

Con estos ejemplos entenderás mucho mejor cuánto puede ayudar un buen mentor a la hora de crecer personal y profesionalmente.

Te vamos a contar cómo algunas figuras exitosas (que seguramente conozcas) han alcanzado sus metas, en parte, gracias a un mentor que les fue guiando a lo largo del camino.

Aquí van los ejemplos:

1. Mark Zuckerberg

El mentor del creador de Facebook fue Steve Jobs, ex CEO de Apple. Desarrollaron su relación en los comienzos de Facebook y se reunían a menudo para ver cómo podían hacer crecer la empresa de la forma más sostenible. 

De hecho, cuando Jobs falleció en 2011, Zuckerberg publicó en su página de Facebook: «Steve, gracias por ser un mentor y un amigo. Gracias por mostrar que lo que construyes puede cambiar el mundo. Te extrañaré.»

2. Martin Luther King

El mentor de este gran luchador por los derechos civiles fue Dr. Benjamin Mays, el expresidente de Marehouse College. Fue un crítico abierto de la segregación antes del ascenso del movimiento moderno de derechos civiles.

Los ideales de Mays inlfuyeron en Luther King en su lucha por el movimiento de los derechos civiles.

Se conocieron a lo largo de los años de licenciatura de Martin Luther King, y se ayudaron el uno al otro hasta la muerte de Luther King en 1968.

3. Bob Dylan

El mentor de este gran cantante fue Woody Guthrie, cantante de canciones políticas, tradicionales y hasta infantiles. Bob Dylan siempre escuchaba su música y eventualmente se hizo amigo suyo en Nueva York.

Esto le sirvió para inspirarse y escribir sus canciones. Es más, en 1962 Dylan lanzó la canción “Song to Woody”, una oda a Guthrie.

Estos son algunos de los muchos ejemplos de figuras de éxito que recibieron la ayuda de un mentor para crecer personal y profesionalmente. 

Dicho esto, esperamos que después de haber leído el post entiendas bien qué es el mentoring y cómo puede beneficiar a las personas y a las empresas.

Como habrás podido comprobar, el mentoring es una buena forma de lanzarte a crear nuevos proyectos con mayor seguridad en ti mismo y de desarrollar al máximo tu potencial. Te ayudará a descubrir cuáles son tus habilidades y a desarrollar tu talento innato.

Además, seguramente estos ejemplos te hayan servido como motivación para comenzar a buscar un mentor y así poder lanzar ese proyecto que tienes en mente cuanto antes.

¡Ahora te toca a ti! ¿Crees que los programas mentorizados son imprescindibles para desarrollar el máximo potencial de las personas?

¡Te leemos!

También te puede gustar

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Share This