Design Thinking: descubre la metodología más potente para crear productos innovadores

DANIEL NEWMAN

Blog » Business » Design Thinking: descubre la metodología más potente para crear productos innovadores

¿Alguna vez has pensado cómo fue posible llegar a crear algo como un avión o un tren?

Son invenciones que en su momento revolucionaron el sector del transporte y que además lograron cambiar nuestra forma de viajar.

Es impresionante cómo la mente humana es capaz de llegar a imaginarse la posibilidad de crear un transporte como el avión, capaz de volar a más de 12.000 metros de altura, o como el tren, capaz de recorrer grandes distancias alcanzando los 200 km/hora.

Todo eso en un momento en el que era impensable.

Pero fue posible.

A lo largo de la historia, nos hemos ido encontrando con soluciones asombrosas a diferentes problemas que han ido surgiendo.

De esta manera, también se lograron alcanzar algunos de los éxitos más grandes del mundo empresarial, como por ejemplo Amazon, Apple o Netflix.

Y, ¿sabes qué es lo que han aplicado todas estas empresas que han sido capaces de llegar a soluciones únicas e inimaginables?

El design thinking, o pensamiento de diseño.

Si quieres conocer en profundidad este concepto y ser capaz de aplicarlo en tu trabajo, te aconsejamos que sigas leyendo el post.

A continuación, te contamos qué es el design thinking, para qué sirve, cuáles son las 5 fases para su aplicación, qué técnicas creativas puedes utilizar para impulsar la generación de innovación, y finalmente te explicaremos cómo lo han aplicado algunas de las empresas más exitosas del mundo.

¿Te interesa?

¡Pues sigue leyendo!

Qué es la metodología design thinking

Aunque últimamente se ha puesto muy de moda, el design thinking es un concepto que se empezó a desarrollar de forma teórica en la Universidad de Stanford, California, a partir de los años 70. 

En 2008 fue su primera aplicación para fines más lucrativos por parte de la consultoría de diseño IDEO, que a día de hoy es su principal precursora. A continuación, te dejamos un vídeo de Tim Brown (CEO de IDEO) dónde nos cuenta qué es el design thinking.

Como su propio nombre indica, el design thinking se basa en la forma en la que los diseñadores de producto trabajan para crear ideas innovadoras.

Es un método que se fundamenta principalmente en centrarse en las personas y en darles soluciones a sus problemas. Se trata de pensar a lo grande, y en vez de dar por hecho lo que la gente quiere o simplemente tener en cuenta lo que puede ser más lucrativo para la empresa, esta metodología busca analizar las necesidades reales de los clientes potenciales para así poder dar con soluciones acordes a ellas. 

De esta forma, a la hora de aplicar el design thinking, lo primordial para dar con grandes ideas debe ser escuchar a los consumidores para entender cuáles son sus necesidades. Debe haber un compromiso activo entre los consumidores y la empresa.

Por lo tanto, aplicando el design thinking se puede generar mucho más valor a los clientes a través de los productos o servicios que se creen.

Para ir más allá con la definición, Tim Brown (actual CEO de IDEO) nos deja la suya:

“Es una disciplina que usa la sensibilidad y métodos de los diseñadores para hacer coincidir las necesidades de las personas con lo que es tecnológicamente factible y con lo que una estrategia viable de negocios puede convertir en valor para el cliente, así como en una gran oportunidad para el mercado”.

Tim Brown (actual CEO de IDEO)

Para qué sirve el design thinking

Antes de nada, debes entender que en tiempos de cambios constantes, la sociedad lo que busca son nuevas soluciones a los problemas que se le plantean.

Necesita nuevas alternativas diferentes a las ya existentes. Ya no se trata de que las empresas tomen decisiones y den con ideas basándose en las alternativas que ya conocían, sino que lo importante ahora es crear nuevas opciones, y de esta forma, dar con nuevas soluciones.

Seguramente ya entenderás por qué es tan importante el design thinking y para qué sirve:

Puede aportar soluciones para hacer frente a nuevos problemas de la sociedad. De esta manera, las empresas pueden conseguir aportar un valor único a los consumidores a partir de las respuestas que den a sus problemas. Esto es así ya que se centran en buscar nuevas ideas a partir de las necesidades de las personas y de la participación con ellas para encontrarlas.

Así que si tienes un negocio, pregúntate: ¿cuál es el problema al que quiero dar solución? ¿qué pasos debo seguir para diseñar esa idea innovadora?

De esta forma, podrás hallar soluciones innovadoras en poco tiempo.

Tanto es así que a través del design thinking, muchísimos emprendedores y startups han hallado una forma de crear una cultura más creativa e innovadora dentro de las empresas.

No obstante, ya son muchas las marcas (como por ejemplo Apple, Zara o Google) que se han dado cuenta de lo valioso que es este método para generar grandes ideas.

Es más, se suele aplicar en campos como la innovación social, ya que al centrarse en el usuario final, es posible desarrollar soluciones innovadoras basadas en el contexto y en la cultura de cualquier sociedad.

Como veníamos diciendo, se puede aplicar a cualquier campo, y su único límite es la imaginación.  

Las 5 fases de la metodología design thinking

Una vez hayas entendido bien qué es el design thinking y para qué sirve, es importante que sepas cuáles son las instrucciones que debe seguir cualquier empresa para aplicar esta metodología de pensamiento, es decir, qué fases debería tener en cuenta.

Esta metodología se compone de cinco etapas, a las que las marcas pueden acudir en cualquier momento si lo vieran oportuno.

A medida que vayan avanzando en cada una de las etapas, desembocarán en la solución más idónea para el problema que habían detectado.

¿Quieres saber cuáles son estas fases?

Te lo contamos ahora mismo:

1. EMPATIZAR

Es importante empezar por entender de una manera muy profunda cuáles son las necesidades y el entorno de las personas que están implicadas en la solución que están buscando las empresas. De esta manera, las empresas podrán ser capaces de empatizar con aquellas personas hasta tal punto que podrán dar con soluciones que realmente les aporten valor.

2. DEFINIR

Durante esta fase, las empresas deberán recopilar toda la información que hayan encontrado en la fase de anterior. Tendrán que decidir con qué información se quedan, es decir, cuál es la más valiosa y la que puede hacer posible que den con alternativas inexistentes e innovadoras.

3. IDEAR

En esta fase tendrán que ser capaces de desarrollar muchas opciones alternativas. No es cuestión de dar con una idea y quedarse con ella, sino que tienen que hacer un “brainstorming” y pensar a lo grande. 

Ten en cuenta que no hay límites, ya que a veces las ideas más disparatadas son las que acaban triunfando.

4. PROTOTIPAR

Cuando ya tengan varias ideas sobre la mesa, deberán dar forma a lo que hasta ahora era sólo una idea en su cabeza.

A partir de este momento ya existirá algo que podrán palpar y visualizar (también puede ser virtual si se trata de una idea informática).

Como decimos en ThePowerMBA, llega el momento de “bajar al barro las ideas”.

5. TESTEAR

Una vez que las empresas hayan creado un prototipo con sus ideas, tendrán que verificar si éste realmente provoca el feedback que se esperaban.

Esta fase está muy relacionada con el famoso MVP o Mínimo Producto Viable de la metodología Lean Startup. Es decir las empresas crean una mínima versión de su producto o servicio, gastando lo menos posible en tiempo y dinero, para comprobar cuanto antes si su público objetivo está realmente dispuesto a pagar por él.

De esta forma, serán capaces de aprender de los errores y de mejorar constantemente su producto o servicio.

Para que lo entiendas mejor, te enseñaremos un resumen gráfico de las 5 fases de la metodología design thinking.

Este diseño pasa del caos e incertidumbre, a un poco más de claridad, hasta que mediante los prototipos y el testeo, acabas dando con la solución más idónea.

Por cierto, a pesar de que existen estas fases que te pueden ayudar en el proceso de aplicación de la metodología design thinking, debes saber que este proceso va más allá de estas 5 fases. Recuerda que no hay que estar limitado por ciertos pasos o reglas, ya que el único límite se halla en tu imaginación.

Técnicas creativas para impulsar la generación de innovación

Si has leído hasta aquí, seguro que ya sabes en qué consiste el design thinking y cómo puedes aplicarlo en tu negocio o en tu trabajo. Pero ahora lo que necesitas saber es qué técnicas te pueden ayudar a la hora de generar ideas innovadoras.

A continuación te las explicamos:

SCAMPER

Si buscas el significado de esta palabra en el diccionario, verás que significa corretear o precipitarse. Pero si la analizas como una técnica de creatividad, entenderás que es un acrónimo de estas siete palabras: sustituir, combinar, adaptar, modificar, poner para otros usos diferentes, eliminar y reordenar.

SCAMPER es una técnica que fue desarrollada por Bob Eberlee y que consiste en pensar en algo ya existente (por ejemplo, un producto, una marca o un servicio) y mejorarlo o rediseñarlo.

Un ejemplo de empresa que ha aplicado esta técnica con éxito es Coca-Cola. Gracias al método SCAMPER, Coca-Cola cambió la composición de su bebida, así como la estrategia de los puntos de venta y la comunicación del uso de la misma. De esta forma, logró incrementar de una manera muy notoria el nivel de beneficios y consiguió llegar a mucha más gente.

CUSTOMER JOURNEY

Seguramente te suene este concepto, y sino, no te preocupes que te lo explicamos. El customer journey se refiere a todas las etapas por las que pasa una persona desde que detecta que tiene una necesidad hasta que finalmente adquiere un producto o servicio para satisfacerla.

Pero en este caso, no nos estamos refiriendo sólo al recorrido que siguen estas personas, sino a la información que extraemos del mismo.

En base a estos datos, las empresas son capaces de detectar ciertos fallos y de crear soluciones para mejorarlos.

MAPA MENTAL

Es una herramienta visual que se utiliza para representar ideas, palabras, dibujos, etc. que estén ligados con una palabra clave o con una idea central.

De esta forma, se puede favorecer mucho el surgimiento de nuevas ideas, ya que puedes visualizar muchas conexiones con una idea principal.

Existen muchas más técnicas para incentivar el afloramiento de ideas innovadoras y únicas, pero en todo caso siempre será esencial crear espacios que favorezcan la consecución de esta misión. 

Ejemplos de empresas que aplican esta metodología

Estamos seguros de que ya entiendes perfectamente qué es el design thinking y que ya sabes cómo puedes aplicarlo. Pero sabemos que todo queda mucho más claro con ejemplos.

Por ello, a continuación, te contamos cómo ha ayudado el design thinking a algunas de las empresas más grandes a nivel mundial:

Apple

Ha sido una de las primeras empresas en aplicar la metodología de design thinking en el desarrollo de su negocio. Su creador, Steve Jobs decía que:

“Ser emprendedor no tiene que ver con el dinero o la fama, tiene que ver con la capacidad para resolver problemas en la sociedad y la pasión para crear oportunidades donde la gente sólo ve problemas”. 

Steve Jobs (creador de Apple)

De esta forma, la empresa consiguió crear unos productos que unen diseño, tecnología y simplicidad que la llevaron al éxito total.

Amazon

Comenzó siendo una librería virtual, y hoy en día ha revolucionado el sector del e-commerce. Su creador, Jeff Bezos, no se limitó únicamente a la venta de libros, sino que además pensó cómo podía ampliar su negocio poniéndose en el lugar de sus clientes y escuchándolos. Se dio cuenta de que además de libros, sus clientes buscaban productos como DVD, CD, videojuegos, etc.

Jeff Bezos siempre ha mantenido el foco en los hábitos, necesidades, deseos y sentimientos de sus clientes. De esta forma, ha sido capaz de ofrecer una solución a sus problemas, posibilitando la existencia de un marketplace que ofrece de todo de una forma fiable y rápida.

Airbnb

Sus fundadores han ido mejorando su propuesta de valor mediante la aplicación del design thinking. Se pusieron en la piel de sus clientes y entendieron lo que buscaba su público objetivo tras hacerles partícipes en la toma de decisiones.

Hoy en día, Airbnb ha conseguido revolucionar el sector del turismo de una forma impresionante.

Ikea

Antes de que naciera IKEA, era inimaginable pensar que podían existir muebles a un precio asequible, modernos y que además se pudieran montar en casa sin la necesidad de recurrir a profesionales para que lo hagan.

Y, ¿cómo crees que lograron dar con una idea tan innovadora? Aplicando el design thinking, es decir, entendiendo a la perfección las necesidades de la demanda para ofrecerles una solución única.  

Ahora cuéntanos, ¿se te ocurre algún ejemplo de otra empresa innovadora que haya aplicado el design thinking para crear sus productos??

Si quieres conocer más técnicas que te ayudarán a triunfar en tus negocios, en ThePowerMBA te ofrecemos la posibilidad de aprender de los errores y aciertos de algunos de los mayores casos de éxito del panorama empresarial y del emprendimiento.

¡A por ello!

También te puede gustar

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Share This