¿Qué es el Social Proof? 10 Ejemplos de cómo incluirlo en tu estrategia de Marketing Digital

Publicado por Claudia Roca

Qué es el Social Proof

Blog » Marketing » ¿Qué es el Social Proof? 10 Ejemplos de cómo incluirlo en tu estrategia de Marketing Digital

Imagínate que quieres reservar una estancia en un hotel y estás entre tres que TE ENCANTAN. Uno tiene 400 reseñas y una calificación media de 4,8 estrellas, el otro tiene 120 reseñas y una calificación de 2 estrellas y el tercero no tiene reseñas.

¿Cuál escogerías?

Seguro que la primera opción.

¿Hemos acertado? Seguramente sí, y esto es debido a un fenómeno psicológico llamado Social Proof.

La ciencia juega un papel clave en el marketing, especialmente la ciencia de la psicología.

Sí, necesitamos la confirmación de otras personas para estar convencidos de que tomamos la mejor decisión de compra.

El Social Proof es uno de los elementos más persuasivos dentro del proceso de compra de tus clientes así que, ¿a qué esperas para sacarle provecho?

Hoy profundizaremos en uno de los fenómenos psicológicos más poderosos. ¿Quieres saber qué es el Social Proof y por qué deberías incluirlo en tu estrategia de Marketing Digital? ¡Sigue leyendo!

¿Qué es el Social Proof?

Social Proof, o prueba social, es un término que fue usado por primera vez en 1984 por el autor Robert Cialdini en su libro “Influence”.

Podríamos definir el Social Proof como la idea de que las personas necesitan confirmar una decisión con otras personas en ciertas situaciones. Se trata, como decíamos, de un fenómeno psicológico por el que una persona asume que los comportamientos de una mayoría son correctos.

El Social Proof es la idea de que las personas necesitan confirmar una decisión con otras personas en ciertas situaciones. Se trata de un fenómeno psicológico por el que una persona asume que los comportamientos de una mayoría son correctos.

Al parecer no confiamos del todo en nuestro propio criterio y, ante la falta de ciertos conocimientos tendemos por actuar como lo hace la masa social, suponiendo que tendrán un mayor dominio de la situación. 

Orientándonos el el marketing, vemos cómo a veces algunas decisiones no se toman de manera racional, sino que entra en juego el neuromarketing que busca predecir las acciones de su público. Y, en este juego, entra muchas veces como protagonista el Social Proof, como la demostración de que aquello que ofreces es usado por un grupo de personas concreto y animar así a otros a que tomen la decisión final de compra. 

Estas son algunas de las ventajas de aplicarlo a tus estrategias de Marketing Online:

Contradice posibles objeciones

Si una persona tiene dudas acerca de un producto o servicio lo que suele hacer es buscar información y opiniones en distintas fuentes y el haber trabajado una buena estrategia de Social Proof puede disiparlas.

Da autoridad a la marca

Este “boca a boca” que inevitablemente conlleva el Social Proof hace que la marca gane visibilidad y, cuanta más presencia tenga en el mercado mayor será su autoridad.

Genera confianza

El observar cómo otras personas han usado ciertos productos y han quedado satisfechas transmite una sensación de seguridad en tus clientes potenciales.

Incrementa las ventas

Y, como no podía ser de otra manera, todas estas ventajas se ven traducidas en un incremento de las ventas.

10 tipos de Social Proof

Existen muchos tipos de Social Proof, aunque los más populares quedarían resumidos en: 

1. Recomendaciones de expertos

A veces no hace falta una gran cantidad de ventas, ni de clientes satisfechos, puede que tu empresa acabe de salir al mercado y no puedas contar con ellos. En este caso, contar con la recomendación de una persona experta en tu sector, una autoridad especializada puede funcionar y empujar a potenciales clientes hacia la compra. No es sencillo poner en marcha este tipo de Social Proof, pero con un poco de networking y relaciones públicas puedes conseguirlo. 

2. Influencer marketing

El marketing de influencers es un gran ejemplo de Social Proof. Consiste en crear colaboraciones con personas que cuentan con cierta repercusión, especialmente en redes sociales, que se han convertido en auténticas referencias para muchísimos usuarios. Estas colaboraciones son un auténtico diamante en bruto para las marcas, que pueden utilizar su influencia para generar visibilidad, confianza e impulsar a los usuarios hacia la venta.

3. Testimonios

Puede que tu marca haya recibido opiniones de clientes satisfechos a través de distintos canales. Pues bien, compartir estos testimonios (siempre con su permiso) en tus redes sociales, o incluso en tu página web o una Landing Page. Eso permite a la audiencia conocer las opiniones de personas que ya hayan utilizado tus productos o servicios. No olvides dar cierta información sobre el usuario en cuestión, nombre, cargo, empresa… Eso les dará credibilidad.

4. Reseñas y valoraciones

Este tipo de Social Proof sería el caso del ejemplo que hemos utilizado antes. Puedes animar a tus clientes a que compartan su opinión, y habilitar en tu página, especialmente si tu negocio es un e-commerce, un espacio para que los usuarios realicen comentarios y valoraciones. Seguro que de este modo conseguirás comentarios que te pueden servir de prueba social. Pero tampoco te quedes de brazos cruzados y consulta foros y webs de reseñas (como Google o Yelp) regularmente y así saber qué se dice de tu marca.

5. Casos de estudio

Otra forma de mostrar a clientes satisfechos es escribiendo su caso de estudio sobre su experiencia. Estas anécdotas tienen un gran poder de persuasión y generan muchísima confianza en potenciales clientes. Se trata de explicar de una forma más profunda cómo trabajasteis juntos, así que necesitarás a un cliente especialmente entusiasta. Puedes publicarlos en tu blog, hacerlo en formato vídeo y compartirlo en tus redes… ¡El límite es la imaginación!

6. Cifras

Al final, parece imposible que tantas personas estén equivocadas. Si cuentas con una buena cifra de ventas, de suscriptores, etc. En definitiva, cualquier cifra interesante que pueda hacer que una persona se decida a tomar acción no dudes en utilizarla, es una de las mejores formas de aplicar el Social Proof.

7. Premios y reconocimientos

Si tu empresa ha ganado premios o reconocimientos, por dios, ¡muéstralo! Es una de las mejores formas de hacer saber a tu audiencia que tu marca es conocida por su excelencia. En muchas ocasiones, cuando eres premiado te dan una insignia para que la coloques en tu página web o en una landing y hacerlo es un buen ejemplo de Social Proof.

8. User-generated content (UGC)

Si un cliente muestra en sus redes cómo está usando tu producto o servicio, aprovecha y compártelo en tus perfiles. En este sentido, Instagram es la plataforma perfecta para ello. Puedes animarles a que te etiqueten cuando usen tus productos o bien crear un hashtag específico para ello. 

9. Integraciones

Otro tipo de prueba social son las propias  integraciones. Normalmente puedes verlas en herramientas SaaS, que ofrecen a sus clientes hacer que varias de las herramientas que usan puedan funcionar juntas. Saber que un software es compatible con otro que ya utilizan tus clientes potenciales es realmente efectivo a la hora de empujar a la venta, pues lo hace parecer más sólido y seguro. 

10. Logotipos de empresas con las que has trabajado

Incluir los logos de aquellas empresas que hayan confiado en tu marca en tu página web se puede considerar también un tipo de Social Proof. Pues sin duda llama la atención de los clientes potenciales haciendo que validen aún más tu propuesta.

Algunos tips para usar el Social Proof

¿Estás decidido a poner en marcha un experimento social como es el Social Proof? Nosotros sin duda te lo recomendamos. Ten en cuenta que las decisiones de compra se toman de forma emocional en un 80% de las veces. Eso sí, antes de hacerlo, echa un vistazo a estos valiosos consejos que te damos:

Define muy bien el perfil de cliente al que te quieres dirigir

Ten en cuenta cuál es tu buyer persona, puesto que el Social Proof funciona especialmente porque las personas se identifican con otras que consideran afines. Así que define muy bien el perfil al que te quieres dirigir y busca usuarios que encajen con él.

Actualiza tu Social Proof de forma constante

Aunque ya hayas rellenado tus tres espacios previstos para testimonios en la web, no dejes de buscar contenidos que puedan funcionar como prueba social. Si vas rotando el contenido puedes obtener mejores resultados.

Busca resolver objeciones con el Social Proof

Puedes aprovechar el Social Proof para abordar ciertas objeciones con las que te hayas topado a la hora de que los usuarios se decidan a comprar. Aprovecha aquellos testimonios que usen las palabras clave principales y dejen claros los beneficios de tu propuesta.

Usa distintos tipos de Social Proof

No te quedes en la superficie y busca distintas formas de aplicar el Social Proof, prueba los distintos tipos, combínalos y averigua qué fórmula funciona mejor para ti.

Estamos deseando ver los resultados. ¿Se te ocurren otros tipos de Social Proof que debamos incluir en nuestra lista? ¡Nos vemos en la sección de comentarios!

También te puede gustar

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Share This