20 errores que cometen la mayoría de emprendedores y que debes evitar

Publicado por Claudia Roca

20 errores más típicos a la hora de emprender

Blog » Emprendimiento » 20 errores que cometen la mayoría de emprendedores y que debes evitar

“Una persona que nunca cometió un error, nunca intentó nada nuevo”

Albert Einstein

¿Quieres emprender? El primer error de todos es pensar que no cometerás errores. No te lo tomes a mal, la mayoría de ellos son oportunidades para crecer y aprender. Así que la primera lección para cualquier emprendedor sería: ¡No temas equivocarte!

Eso sí, si puedes aprender de los errores de los demás y no de los tuyos, mejor que mejor, ¿no?

En nuestra experiencia hemos visto muchos proyectos fracasar por los mismos fallos y hemos comprobado que hay 20 errores que la mayoría de emprendedores cometen y que debes evitar. ¡Te los vamos a desvelar!

Hemos visto muchos proyectos fracasar por los mismos fallos y hemos comprobado que hay 20 errores que la mayoría de emprendedores cometen y te los vamos a desvelar. ¡Así que quedas avisado! ???? Clic para tuitear

1. Creer que lo sabes todo

¿Por qué? Básicamente porque no lo sabes todo. Emprender consiste precisamente en eso, en aprender y adquirir nuevos conocimientos a lo largo del camino. Es un error de emprendedores muy común pensar que lo puedes hacer todo mejor que otros profesionales. Sí, es tu proyecto y lo conoces como si lo hubieras parido (nunca mejor dicho) pero en cualquier empresa hay ámbitos y departamentos que se te pueden escapar. Es una lección de humildad súper necesaria; aprovecha todas las oportunidades de ampliar tu visión.

2. No tener dinero y esperar, esperar y esperar…

Muchas personas no llegan a empezar porque se quedan bloqueadas al no tener dinero y les cuesta conseguir financiación. Básicamente lo que hacen es sentarse a esperar a que un Business Angel venga a solucionarles el problema. Y es uno de los errores más típicos a la hora de emprender. Debes hacer un análisis, si no tienes el suficiente dinero para empezar y necesitas inversores pero no tienes ningún tipo de contacto quizás debas elegir otra idea de negocio que requiera poca inversión. Porque ¿qué prefieres, estar soñando con algo súper ambicioso que nunca llegue a ocurrir o elegir un modelo que tenga sentido para ti y que puedas empezar sin depender de otros?

3. Darle demasiadas vueltas a todo

Pensar, pensar y pensar… Y pasan los meses y ¿qué has hecho? Nada. Sigues dándole vueltas a la idea porque tienes miedo de fracasar o esperas a que todo cuadre y lo que realmente ocurrirá es que nunca vas a empezar y tus sueños siempre serán eso: sueños. Cuando tengas ideas valídalas rápido, estudia el mercado, haz entrevistas, etc. Tendrás que asumir que algunas ideas no funcionen y tengas que reconducirlas hasta que alguna tenga sentido.

Tener muchas ideas incorrectas hasta dar con la más acertada

4. Reinventar la rueda

El mundo startup ha hecho mucho daño aquí. Hay miles de emprendedores que, en vez de crear proyectos sensatos (y con un riesgo aceptable) ¡se vuelven locos con proyectos demasiado innovadores! Parece que todo el mundo tiene ideas “muy locas” y quizás ni siquiera es necesario. ¿Resultado? Malgastan su potencia, ilusión, dinero, etc.

Hay que diferenciar aquí entre competir e innovar:

  • Innovar es crear algo que no existe o crear un mercado nuevo en el que el riesgo es máximo. No existen referencias. Es cierto que si consigues tener éxito innovando el potencial es mayor, pero el riesgo es altísimo.
  • Competir, donde entras en un mercado que ya existe con competidores y clientes y lo que tienes que hacer es hacerlo mejor que nadie y así arrebatarles cuota de mercado.

Nuestra recomendación es que entres en un mercado que ya existe aportando cierta innovación, con una propuesta de valor ganadora, porque las posibilidades de que alcances el éxito son muchísimo mayores.

5. Enamorarte de tu idea

Cuando te enamoras, ¿qué es lo que pasa? Que pierdes objetividad. Es como cuando estás empezando a salir con una persona y a pesar de que sea el ser más tóxico tú no eres capaz de verlo. Pues con un proyecto pasa exactamente lo mismo. No importa cuánto tiempo y dinero le hayas dedicado, nunca puedes perder la objetividad porque lo único que haces es taparte los ojos. Si no va a funcionar tienes que ser capaz de verlo y abandonar el proyecto. Créenos, será mucho mejor eso que seguir invirtiendo en él. 

6. Elegir el socio equivocado

Emprender en solitario es una opción valorada por muchas personas increíblemente valientes, sin embargo, si finalmente te decides a emprender junto a uno o más socios, ten mucho cuidado con elegir bien a ese cofundador. Asegúrate de que sea una persona compatible contigo, cuyos conocimientos se complementen con los tuyos y a la vez sepa respaldar tus ideas y cuestionarlas cuando sea necesario.

7. Centrarse únicamente en el crecimiento

Como emprendedor, tienes que pensar en todas las direcciones que puede tomar tu negocio en el momento de tomar las decisiones. Debes tener en cuenta el ciclo de vida de tus productos y/o servicios y dejar de pensar únicamente en el crecimiento. Piensa en satisfacer a tus clientes, en la calidad de aquello que ofreces… Este equilibrio es el éxito de los negocios.

8. Olvidar la competencia

No debes temerles a tus competidores, pero un análisis completo de tu competencia es fundamental, pues puede marcar el éxito o el fracaso de tu proyecto. Que haya otros jugadores en el tablero es una buena noticia y pueden inspirarte y motivarte a hacer aún mejor las cosas. Hoy en día existen muchísimas herramientas para hacerlo, échales un vistazo a estas 25.

9. No poner a los clientes en el centro de las decisiones

Si solo te enfocas en incrementar tus ventas y beneficios te será muy difícil triunfar. Al fin y al cabo, la única razón por la que existe tu proyecto son los clientes, y por eso debes situarlos en el centro de todas tus estrategias. Tu objetivo debe ser aportar valor y, si lo haces, créenos, las ventas llegarán solas.

Como dijo François Michelin, “¿Es bueno para el cliente? Entonces es bueno para nosotros”. ¿Contradecirías a alguien que fue líder durante más de 30 años en su sector?

10. Crear cosas que nadie quiere

Muy relacionado con el punto anterior, otro de los errores de los emprendedores es empezar a ejecutar una idea de negocio sin validar una de las hipótesis más importantes: ¿la gente querrá comprarlo? Esto hace que inviertas tiempo y dinero habiéndote olvidado de lo más importante; saber si tiene encaje en tu mercado. Para ello es fundamental que utilices la metodología Lean Startup, que consiste en ir adaptando el producto a aquello que los clientes demandan, dejando a un lado tu visión más personal.

11. No poner el foco en un nicho concreto

Intentar dirigirse a varios segmentos es uno de los errores más típicos a la hora de emprender. Esto hace que se complique muchísimo tu idea de negocio. El foco es fundamental. Debes dirigirte a un nicho muy concreto con una propuesta muy concreta y empezar a validar eso. Si desde el principio te diriges a muchos segmentos de clientes te estás complicando la vida de verdad, porque es como si validaras muchas ideas de negocio a la vez. También deberás adaptar todos los mensajes a cada buyer persona.

No localizar toda la estrategia en un único nicho

12. No saber comunicar sus ideas

Imagínate crear una página web y que no se entienda bien lo que ofreces. Es imposible que las ventas crezcan. Y es que al final, vender significa convencer y si tus mensajes no logran captar la atención de tu audiencia difícilmente lo conseguirás. El copywriting se ha vuelto imprescindible para cualquier negocio. Puedes aplicar estas fórmulas para impactar y emocionar a tu público y así, inevitablemente, vender.

13. Subestimar la importancia de la tecnología

Llevamos años oyendo hablar de la transformación digital y aún así encontramos muchos emprendedores que cometen el error de pasar por alto la tecnología. Si quieres emprender, antes debes entender cómo funciona el mundo a nuestro alrededor: algoritmos, predicción de comportamientos, ciberseguridad, etc.

Sabemos que el miedo a los cambios y el desconocimiento puede hacer que se te ponga la piel de gallina con solo pensarlo. Si necesitas un upskilling urgente, puedes echarle un vistazo a nuestra Certificación de Transformación Digital con la que descubrirás las claves para poder afrontarla con éxito.

14. No contratar a una plantilla competente

El talento humano es el mayor activo de cualquier empresa y no contratar a una plantilla competente es de los peores errores que se pueden cometer a la hora de emprender. Merece la pena dedicar tiempo a atraer a los mejores perfiles. Y no solo atraerlos. Fidelizar talento es fundamental, conseguir que tus empleados crean de verdad en el proyecto y reméis juntos hacia los mismos objetivos.

15. No mantenerse al día de las tendencias del mercado

En el mundo en el que vivimos, donde lo único constante es el cambio, es un gran error no dedicar un tiempo casi diario a mantenerte actualizado sobre las últimas tendencias.

16. Pensar a corto plazo

Otro de los errores de emprendedores que no puede faltar en esta recopilación es pensar solo en el corto plazo… Debes tomar decisiones que afectarán a tu proyecto en el largo plazo. Imagina que aceptas 10.000€ vendiendo los derechos de tu supuesto software y el comprador termina ganando millones con lo que tu construiste. Una visión a largo plazo es fundamental a la hora de tomar cualquier decisión.

Pensamientos reales y posibles en poco tiempo para obtener resultados

17. Dejar de aprender

Cuando eres emprendedor tu formación nunca termina. Ponemos la mano en el fuego porque te queda algo que aprender. Actualizar tus conocimientos es fundamental para seguir siendo competitivo y poder aportar valor a tus clientes.

18. No trabajar las soft skills

Y del mismo modo, aunque cuentes con valiosísimas habilidades técnicas, es un gran error emprender sin haber trabajado tus soft skills. Porque, ¿de qué te sirve saber idiomas, dominar la tecnología o ser un hacha redactando si eres incapaz de colaborar, de administrar de forma eficiente tu tiempo y de resolver conflictos? De bien poco.

Puede que pienses que eres como eres y que es prácticamente imposible cambiar tu carácter o personalidad, pero la ciencia ha demostrado que las soft skills, o habilidades blandas, se pueden desarrollar, potenciar y mejorar para perfeccionar los perfiles profesionales.

19. Olvidar tu salud mental

No, no eres un robot. Y, si bien es cierto que al emprender pasarás noches sin dormir y parecerá que estás casado con tu proyecto, esta realidad puede conducirte a verdaderos problemas de salud mental que hagan imposible que cumplas tus sueños. No cometas este error, cuídate y previene enfermedades como la ansiedad o la depresión.

20. No evaluar el desempeño de tu negocio

¿Cómo sabrás si tu proyecto progresa adecuadamente si no evalúas constantemente lo que funciona y lo que no? Saber dónde debes enfocar tus esfuerzos, conocer las causas de aquellos puntos que tienen un rendimiento inferior. Quizás estés invirtiendo tus recursos en el lugar equivocado.

Estos son algunos de los principales errores a la hora de emprender que hacen que las personas no empiecen o que fracasen. Así que ya estás avisado, esperamos que no los cometas tú.

¿Qué otros errores a la hora de emprender crees que podríamos añadir a la lista? Te escuchamos.

TEST

¿Cuánto sabes de business?

Herramientas, conceptos, metodologías de negocios… ¡Ponte a prueba con este test! (no te llevará más de 3 minutos)

Clases GRATIS

¿Cómo sería cursar uno de nuestros másters?

¡Lo mejor es que lo pruebes tú mismo con estas clases totalmente GRATIS! Apúntate y vive la experiencia de formar parte de la escuela de negocios que ha puesto en jaque al modelo educativo tradicional.

También te puede gustar

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Share This